Hace unos días informamos de un incidente en el que un hombre de 50 años que dio positivo en COVID-19 desafió las órdenes del hospital de ir directamente a casa. En su lugar, visitó varios establecimientos de bebida durante la noche antes de ser internado en un hospital al día siguiente.

Ese mismo hombre sucumbió al coronavirus alrededor de la una de la tarde del 18 de marzo. Se informó de que había sufrido una grave enfermedad crónica antes de ser infectado por el virus de sus padres con los que vivía.

Como resultado de sus visitas, todos los establecimientos de la ciudad de Gamagori tuvieron que ser cerrados y esterilizados y una empleada de unos 30 años fue infectada. El colegio de abogados se preparaba para demandar y la policía investigaba la obstrucción de los cargos del negocio en el momento de la muerte del hombre no identificado.

Es un final desagradable para un asunto completamente desagradable y muchos en línea se quedaron sin saber cómo deberían sentirse sobre todo esto.

“¿Por qué no pudo morir como un hombre?”
“Probablemente estaba pasando por algunas emociones difíciles, pero para herir a otros de la manera en que lo hizo…”
“Probablemente estaba desesperado, pero aún así, esto es inaceptable.”
“Bien”.
“Aunque estuviera desesperado, no está lejos de los otros asesinos en masa que hemos visto”.
“No era diferente de Aum o ISIS. Hasta nunca.”
“Me pregunto si fue un suicidio.”
“Estaba empezando a olvidar lo aterrador que es el coronavirus”.

Es difícil sentir compasión o condenar al hombre sin saber lo que estaba pasando por su cabeza en ese momento, pero el hecho es que con su muerte, la justicia por lo que hizo quedará sin efecto. Las pequeñas empresas que optaron por buscar una compensación deben ahora renunciar o exigirla a su familia, incluidos sus dos padres ancianos que también se están recuperando del coronavirus.

Es una situación turbia, pero también un duro recordatorio de que a COVID-19 no le importa quién eres o qué hiciste: sólo infecta y a veces mata indiscriminadamente. Así que, ten cuidado ahí fuera y mantente a salvo.