La policía de Aichi investigará a un hombre de la ciudad de Gamagori que, tras descubrir que estaba infectado con el coronavirus, visitó dos bares, yendo en contra de la petición del hospital de permanecer en casa.

Un hombre con coronavirus va a un bar para "propagar el virus" 1
Dueño del local

Se confirmó que un empleado del segundo bar, un pub filipino, tenía el coronavirus. El bar estuvo cerrado durante dos semanas. A la policía, el dueño del bar le dijo: “Sólo tengo resentimientos (por él)”.

Un video apareció la semana pasada mostrando a un hombre, de unos 50 años, en el karaoke de uno de los dos bares de Gamagori, el 4 de marzo.

En la tarde de ese día, los médicos enviaron al hombre a casa después de que se confirmara que estaba infectado con el coronavirus. Debía quedarse en casa hasta que una institución médica encontrara el tratamiento adecuado, pero decidió tomar un taxi a un bar de izakaya. Antes de irse, advirtió a un miembro de la familia “Voy a propagar el virus”. Después del bar de Izakaya, caminó al pub filipino, que es un club de anfitrionas con mujeres. Entró en el establecimiento alrededor de las 6:15.

En el video hecho por las cámaras de seguridad, el hombre, que lleva una camisa gris de manga larga, es visto recibiendo un oshibori, o toalla caliente, después de sentarse en un sofá. Después de limpiarse bien las manos, cantó en el karaoke, donde aparece colocando su brazo alrededor de los hombros de una chica y acercándose a ella. Mientras cantaba una segunda canción, el video lo muestra tomándose de la mano con ella y en un momento dado se limpió los dedos en la toalla.

Un hombre con coronavirus va a un bar para "propagar el virus" 2

En ese momento un conocido del hombre alertó al pub sobre sus intenciones de “propagar el virus”. Un empleado se acercó al hombre, quien confirmó “Di positivo (para el coronavirus)”.

El oficial alertó a la policía y al centro de salud local. Los agentes de policía de Gamagori, con ropa de protección, llegaron al bar para descubrir que el hombre ya había vuelto a casa en taxi.

El hombre, que no mostró ningún síntoma del virus, dio positivo, ya que sus padres, con los que vive, fueron confirmados con el virus.

La empleada que dio positivo no es la misma mujer que aparece sentada con él en el video. “Me sorprendió mucho ya que no se puso en contacto (con él)”, dijo el dueño a Fuji News Network. Tiene 30 años y estaba a unos 10 metros de él. Sin embargo, al entrar en el establecimiento, el hombre se reclinó en un sofá en el vestíbulo durante unos 2 minutos, y unos 30 minutos más tarde, la mujer se sentó en ese mismo sofá para maquillarse.

Yoshio Otani, director de la Clínica Otani en Tokio, sugirió que el sofá debe haber sido la fuente de la infección. “Si la superficie del sofá es resbaladiza, el virus debería estar activo por mucho tiempo”, dijo Otani.