¿Alguna vez has sentido tanta rabia dentro de ti que has querido canalizarlo todo en tu primogenito? Eso es lo que hizo un japones enfadado en un partido de baseball.

No está claro qué fue lo que inició el altercado, pero en un video compartido por el usuario de Twitter @renna_shinohara, un hombre, fan de los Tigers, vestido con una camiseta negra con rayas amarillas , está siendo escoltado fuera del recinto por no menos de cuatro empleados del Estadio de Yokohama.

Mientras sube las escaleras y sale de las gradas, el hombre se detiene repetidamente para hablar con los fans de los Baystars sentados a la izquierda del sendero. Inicialmente esto parece bastante extraño, ya que el hombre lleva a su hijo pequeño en su brazo derecho, lo que podría desalentarlo de tratar de crear más problemas. Pero antes de salir del estadio, el hombre levanta a su hijo y golpea al fan rival como si de un palo se tratase.

El hombre entonces, indiferente, vuelve a poner a su hijo en posición erguida mientras uno de los guardias de seguridad se asegura de mantenerlo firmemente sujeto hasta que lo hayan sacado completamente de la casa.

Considerando la situación, es probable que el hombre estuviera borracho y que no hubiera pensado bien lo que estaba haciendo, y que tal vez no tuviera la intención consciente de usar a un niño pequeño como arma de apaleamiento.

A pesar de los disturbios en las gradas, los equipos sobre el terreno de juego continuaron jugando, y los Tigers finalmente perdieron, por un marcador de 4-0, ante los Baystars. El padre, mientras tanto, fue confirmado como perdedor antes de que terminara el juego.

Fuente