El conbini de mierda.

Una tienda de conveniencia ubicada en la ciudad de Hikone, en la prefectura de Shiga, sirvió como un baño improvisado para una persona potencialmente enferma mental, cuando un hombre desempleado de 39 años de edad fue arrestado por la policía después de que se dirigió al lugar donde se estaban vendiendo las revistas y vació el contenido de sus intestinos en el suelo.

Detenido bajo sospecha de obstrucción del negocio debido al olor pútrido, el culpable no compró nada, sino que se quedó unos minutos antes de ofrecer su propia mercancía de forma gratuita por cortesía de sus intestinos. En ese momento, sólo estaba presente un trabajador a tiempo parcial, que sólo se enteró de la situación después de haber sido informado por un cliente.

La policía identificó al sospechoso por medio de una cámara de vigilancia y lo arrestó mientras aún estaba en la ciudad; también llevaba el mismo vestido que llevaba en la conbini; al interrogarlo, admitió sus crímenes, declarando que “sin duda alguna, yo lo hice”.