El número anual de suicidios en Japón ha caído por debajo de los 20.000 por primera vez desde que se empezaron a llevar registros en 1978.

Además de tener el número más bajo de suicidios -sólo 19.959- en términos absolutos, en 2019 también se produjo la décima caída sucesiva en términos relativos; la tasa de mortalidad se redujo a 15,8 por cada 100.000 personas, por debajo de los 16,5 de 2018.

En el transcurso de la última década, el número de personas que se suicidan se redujo casi a la mitad desde su punto más alto en el 00, una década durante la cual los suicidios anuales nunca bajaron de 30.000. Los hombres siguen suicidándose en cifras mucho más altas que las mujeres, aunque la brecha de género en Japón es considerablemente menor que en muchos países occidentales.

El gobierno japonés se ha comprometido a reducir los suicidios a 13,0 por cada 100.000, lo que lo situaría en un nivel similar al de naciones occidentales como Alemania y Estados Unidos.