Satoshi Uematsu, un asesino conocido por entrar con cuchillos a una casa de acogida y matar a 19 personas en 2016, ha sido condenado a muerte.

El asesino en masa de 30 años dijo a Kyodo News que no creía que las personas discapacitadas tuvieran derechos humanos porque no podían comunicarse bien. Añadió que no tenía sentido vivir para los discapacitados mentales y que sus acciones eran necesarias por el bien de la sociedad.

Un tribunal de Yokohama lo condenó a muerte por ahorcamiento.

El asesino, en el momento de su arresto:

satoshi uematsu asesino serial japon

El ex empleado del centro de cuidados escribió una exhaustiva carta al parlamento japonés advirtiendo que mataría a 470 personas si se le permitía, y explicando por qué debería ser liberado después; no fue capturado por la policía, en cambio, terminó entregándose.

Uematsu también expresó que deseaba que Japón se convirtiera en un país donde los discapacitados pudieran ser “eutanasiados”.

El equipo de defensa del agresor argumentó que tenía problemas de salud mental y que había estado bajo la influencia del cannabis en ese momento, aunque los fiscales sostuvieron que era mentalmente competente y que no merecía la indulgencia.

Anteriormente había trabajado en la casa de acogida de Sagamihara que atacó.

Una mujer, cuya hija Miho, de 19 años, había sido asesinada por Uematsu, dijo que “hasta la pena más extrema es ligera” para él, y que nunca lo perdonaría. La familia de Miho publicó las siguientes fotos de su hija fallecida, y anteriormente había dicho a la prensa que era fan de clásicos de Ghibli como “Kiki’s Delivery Service” y “Laputa: Castillo en el cielo“:

miho victima asesino uematsuvictima satoshi uematsu